Fabricación Aditiva Metálica - Additive Manufacturing
Innovadoras Soluciones

ADDIMEN - additive manufacturing/ Blog

Fabricación aditiva

miércoles, 12 de diciembre de 2018

La fabricación aditiva, o fabricación por adición, es una nueva tecnología a través de la cual el material (metal o plástico) se deposita capa a capa de manera controlada allí donde es necesario. Esta técnica, comúnmente conocida como Impresión 3d, permite la producción de formas geométricas personalizadas según las necesidades de cada sector.

Si comparamos la fabricación aditiva con las técnicas de fabricación tradicionales, llegaremos a la conclusión de que esta nueva tecnología reduce procesos intermedios como la producción de utillajes, por lo que permite la obtención de piezas hasta un 90% más rápido. Es más, como en la fabricación aditiva únicamente se utiliza el material para realización de la pieza a producir, no se generan deshechos, los componentes tienen un coste menor y se produce de manera más sostenible.

Por otro lado, la fabricación aditiva ofrece la posibilidad de reproducir cualquier geometría, y esa libertad de diseño permite anteponer la funcionabilidad del producto a otros aspectos que vienen determinados por las técnicas de fabricación tradicional.
Lógicamente y gracias a estas ventajas, el sector de la producción por adición ha experimentado un crecimiento destacado en los últimos años. El mercado mundial de la fabricación aditiva mueve cerca de 3.500 millones de dólares anuales y se prevé que en tres o cuatro años supere los 6.000 millones.

Actualmente se elaboran una gran variedad de componentes con esta tecnología, principalmente en los sectores de salud, de la industria aeroespacial y de automoción. En estos ámbitos, la fabricación aditiva permite obtener desde implantes personalizados según las necesidades del paciente, hasta componentes para los motores de las aeronaves que soportan temperaturas de 700º de manera continuada.

En definitiva, se trata de una técnica con un enorme potencial y en pleno proceso de crecimiento, que se aplica en otros muchos sectores como el de la industria textil, juguetes, electrónica de consumo, joyería… entre muchos otros.